Articulos Igualdad y discapacidad


Publicado en 2015-04-09



Tras varios trabajos sobre las diferentes discapacidades, insistimos en que es necesaria la sensibilización frente a la desigualdad y el sufrimiento de los discapacitados, y creemos que es algo a modificar pues cualquiera de todos nosotros puede llegar a serlo, incluso tras un sencillo accidente.

Por ellos, y en lo tocante a la administración pública, las excesivas obligaciones burocráticas a que se ven obligados merman su protección y por ello se solicita de la administración que, manteniendo el nivel de garantías y control necesario y lógico, facilite los trámites y requerimientos formales en pos de una mayor agilidad y eficacia.
Es lastimero, deshumanizante y dice mucho de una sociedad, que haya que contar con personajes mediáticos para alcanzar difusión y colaboración.
Por ello se solicita que, a la hora de atender a las necesaria participación popular y administrativa, facilidades económicas a la hora de repartir los fondos públicos y privados, y que se tenga en cuenta no sólo su tirón publicitario sino también, y por encima de ello, sus resultados y la validez de sus fines y la necesidad de aquellos a los que se dedican.
Es de agradecer a las grandes figuras mediáticas su apoyo, pero el carecer de ellas no debe ser un obstáculo insalvable para alcanzar reconocimiento de las administraciones.
En los momentos de cambio de sensibilidad en el mundo, de cambio de estructuras y opciones sociales, políticas y económicas, es necesaria esta labor principal pues en muchos casos son los adelantados de esos cambios los que puedan suponer el advenimiento de un mundo más justo por todos deseado.
El Estado contempla, dentro de la Ley de dependencia el apoyo a las personas con discapacidad y sin medios económicos, pocas ayudas para que estos se incorporaren a la vida personal, laboral y cultural. Hay muchos sectores desfavorecidos a los que diferentes administraciones no dan las soluciones necesarias. Muchas veces priman los intereses políticos y económicas. La sociedad debe sensibilizarse realmente. La solidaridad y el amor a la humanidad y a los semejantes es algo que hay que practicar día a día y por tanto pedimos a esa sociedad que sea respetuosa a la vez que exigente, pues la exigencia y el respeto son el mejor filtro para saber quien realmente merece su apoyo.